Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

Lo claro y lo distinto en los empiristas

Les adjunto esta breve referencia a lo claro y distinto en los conceptos de los empiristas.

René DescartesEmpezamos con una referencia al Racionalismo de Descartes: Reglas del método para no dudar de la razón.

Para ser metódicos Descartes nos muestra una serie de reglas.
a- Evidencia: se debe aceptar como verdadero un conocimiento solo en caso de que sea evidente, cuando no haya ninguna ocasión de ponerlo en duda. La evidencia tiene 2 caracteres: la claridad y la distinción.

Un conocimiento es claro: cuando la idea misma se muestra directamente al espíritu (EJ. Tengo un dolor), si ese dolor desapareciera me quedaría un conocimiento oscuro (la idea de dolor). Un conocimiento puede ser claro pero no distinto, pero el conocimiento distinto siempre va a ser claro. Debemos evitar caer en la precipitación, no aceptar como verdadero aquellos que se nos da como costumbre.

b- Análisis: significa analizar, dividir las dificultades en tantas partes como sea posible, ir del más complejo a lo más simple.

c- Síntesis: significa que en todo conocimiento se debe partir siempre de lo más sencillo hacia lo más complicado.

d- Revisión o enumeración: exige examinar con cuidado la cuestión estudiada para ver si no hay algún tema o aspecto que se haya pasado por alto.

Sin eDavid Humembargo para el empirismo de HUME el espíritu no está dotado de ningún contenido originario, sino que este es comparable a una hoja en blanco, que solo la experiencia va a ir llenando. No hay más conocimiento de las cosas y procesos que el que se logra mediante la sensibilidad.

Para el empirismo el conocimiento se reduce a impresiones. Por lo que podemos decir que las impresiones son las percepciones de nuestro espíritu más intensas y más vivaces de las que somos capaces.

Las impresiones se clasifican en:

Impresiones de la sensación: que son las impresiones externas, como sería ver, tocar, oír, etc. Son las impresiones del exterior que se captan por los sentidos.
Impresiones de la reflexión: son las impresiones de nuestra propia interioridad como sería amar, odiar, sentir dolor, etc.

Las impresiones: son las percepciones del espíritu más intensas y más vivaces mientras que Las ideas: son menos intensas y menos vivaces.

Las ideas son copias de nuestras impresiones, las ideas siempre derivan de las impresiones.

Para Hume todos los materiales del pensar se derivan de nuestras impresiones internas o externas. Ej. No puedo tener la idea de rojo si primero no tuve la impresión de rojo, ni la idea un dolor si antes no tuve la impresión de dolor. Todos nuestros conocimientos derivan directa o indirectamente de impresiones.


El principio fundamental del empirismo consiste en que todas nuestras ideas o percepciones más débiles, son copia de nuestras impresiones o percepciones más vivaces. Todas nuestras ideas por más complicadas que sean se verá que en última instancia se reducen siempre a impresiones.

Para Hume la idea de Dios es la idea de un ente infinitamente sabio, infinitamente poderoso e infinitamente bueno. Por medio de la reflexión observa que la idea de Dios es la reunión y multiplicación al infinito de las cualidades características de nuestro espíritu. La reflexión me permite observar que poseo algunos conocimientos, un cierto saber, un cierto poder, una cierta bondad, si multiplico al infinito la idea de saber, obtengo la idea de sabiduría infinita y perfecta, con la idea de poder multiplicada al infinito obtendré poder infinito u omnipotencia, y con la de bondad, obtendré la idea de bondad infinita. Enlazando estas ideas de omnisciencia, omnipotencia y bondad obtengo en una sola idea compleja, la idea de Dios.

Para Descartes la idea de dios era una idea innata que el hombre no es capaz de producir, para Hume en cambio es una idea construida por el espíritu sobre la base material que proporcionan las impresiones de la reflexión. Para Descartes esta idea correspondía en la realidad a un ente efectivamente existente. Hume se limita a comprobar que tenemos tal idea, pero como una idea más, sin ningún privilegio de otras y comparable a la idea de centauro. Según Hume Dios no es más que una mera idea.

Mientras quJohn Lockee los racionalistas defienden, por ejemplo, que el origen de las ideas tiene una dimensión innata y que el alcance del conocimiento humano es ilimitado, los empiristas, como Locke, señalan la necesidad de someter a crítica tales creencias. No es de extrañar, por tanto, que ya desde el mismo principio del Ensayo sobre el entendimiento humano, Locke, señale, tanto en su Epístola al lector, como en la Introducción al Capítulo I, que es necesario investigar la capacidad real del entendimiento ya que resulta evidente que los hombres con frecuencia gastan sus energías intelectuales abordando problemas que superan su capacidad intelectual. Por ello se hace necesario limitar la capacidad de atención e investigar únicamente aquellos aspectos de la realidad que caen dentro del alcance de nuestro entendimiento. Para llevar a cabo tal tarea, piensa Locke, es necesario investigar sobre el origen de nuestras ideas (Psicología) así como sobre el fundamento de nuestras creencias y opiniones (Epistemología).

En relación a lo distinto concluye Locke, aquello que tuvo un principio es LO MISMO; mientras que quien  tuvo, en otro tiempo y  en otro lugar, un principio, entonces es LO DISTINTO. Eso le permite tener su identidad.

 

Cartegoria: