Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

Lima en busca de las alturas

La ciudad crece por fin en forma vertical. Se levantan al mismo tiempo más de un centenar de torres y condominios de departamentos. Pero ninguno de estos proyectos podrá satisfacer una demanda calculada en 200 mil viviendas –solo en la capital– para los años 2007 y 2008.

Los urbanistas han puesto los ojos en el corredor que forman las Avs. Colonial y Argentina y que une Lima y Callao, pero también en zonas militares como el cuartel La Pólvora, el Aeroclub de Collique o Piedras Gordas, en Ancón. Una nueva generación anda por estos días en búsqueda de su propio techo.

La alegría de la señora Jacqueline Titto por el departamento nuevo no cabe dentro de los escasos 72 metros cuadrados de su flamante vivienda. Entonces, abre las ventanas de la casa junto a sus dos hijos y los tres agitan las manos a la velocidad de un ventilador. Toda su vida pasó por la cuadra 50 de la avenida Colonial, pero siempre la vio como lo que era: una fábrica sombría. Hoy, la industria que florece en ese lugar es la de la vivienda. Más de una veintena de edificios multicolores que se asemejan a un inmenso playgo.

Antes de que la enorme mancha de viviendas se siga tejiendo de manera desordenada en la periferia de la ciudad, algunas empresas constructoras buscan aprovechar zonas que durante décadas estuvieron ocupadas por fábricas. Pero además le han puesto el ojo a los inmensos terrenos de propiedad del Ministerio de Defensa que rodean Lima y no para construir chalecitos campestres, sino torres de departamentos porque por fin ha llegado el momento de que Lima empiece a crecer inexorablemente hacia arriba.

El mejor ejemplo de cómo la ciudad se está transformando se encuentra en la enorme franja que forman las avenidas Colonial y Argentina y que une Lima con el Callao. Durante la gestión de Carlos Bruce en el Ministerio de Vivienda, se logró cambiar la zonificación del lugar y ahora hay unas 850 hectáreas –450 en Lima y 400 en el Callao– en las que las más importantes constructoras del país empiezan a levantar edificios de departamentos. Los estudios indican que en esa franja que durante varias décadas fue el principal emporio industrial de la capital, ahora se pueden construir hasta 100 mil viviendas. Se trata de una nueva ciudad que se ubica en el mismo centro en Lima y el Callao. Hasta ahora el área más atractiva para las constructoras y también para las familias que sueñan con una vivienda es la zona que se ubica entre las avenidas Universitaria y Faucett.

El primer paso lo dio la empresa de edificaciones Líder, que hace tres años lanzó dos proyectos en las cuadras 49 y 50 de la avenida Colonial –con 300 departamentos en total– y que hoy levanta el tercero en la cuadra 31, en otro terreno que fue de uso industrial. Allí, en un área de 12 mil metros cuadrados, se piensa construir edificios de cinco y ocho pisos en los cuales se distribuirán 326 departamentos que tendrán entre 65 y 75 metros cuadrados, a un costo promedio de 24 mil dólares.

La multiplicación de las casas

Pero no solo ese pedazo de la ciudad cambiará de cara muy pronto. Si la meta del gobierno es construir 200 mil viviendas en todo el país hasta el fin de su gestión, solo queda buscar soluciones prácticas. Por eso, se proyecta utilizar terrenos que pertenecen al Ministerio de Defensa para, mediante licitación, entregarlos a inversionistas privados que edificarán complejos habitacionales de dimensiones nunca antes vistas en la capital.

El más avanzado es el proyecto La Pólvora, en el antiguo cuartel del mismo nombre, que se levantará en El Agustino con una meta de 3,300 viviendas que se podrán adquirir a 10 mil dólares, precio que corresponde a viviendas del programa Techo Propio. En mayo se sabrá cuál de las siete empresas extranjeras y una nacional que compiten, será la elegida para construir esa pequeña ciudadela que tendrá servicios propios, que incluyen un supermercado, un centro comercial, multicines, centros educativos y una comisaría.

Otra zona en la cual se piensa impulsar la construcción de ambiciosos complejos habitacionales en terrenos que pertenecen a institutos castrenses es la que actualmente ocupa el aeródromo de Collique y la Industria Aeronáutica del Perú, en Comas. En una extensión de 64 hectáreas se edificarían hasta 15 mil viviendas. El proceso de saneamiento está en marcha y se espera que culmine a fin de año, pues en el caso de La Pólvora esa tarea demoró tres años.

Pero si la demanda exige algún proyecto que realmente sea masivo y con precios accesibles para los más pobres, la alternativa que se maneja es Piedras Gordas, en Ancón, a la altura del kilómetro 40 de la Panamericana Norte, donde en los próximos años se construirían cerca de 90 mil viviendas, en un proyecto de ciudad satélite nunca antes visto en el país, ya que podría alojar a medio millón de habitantes en los próximos diez años. Lo que aún no se ha contemplado es de dónde se obtendrá el agua y la energía eléctrica necesarias para atender una población tan numerosa.

Techo propio

Queda claro que hay proyectos en marcha, pero la pregunta es si estarán en capacidad de atender la demanda del mercado. A primera vista parece que la meta de 200 mil viviendas para los próximos cuatro años quedará corta, pues solo en el 2007 y 2008 habrá una demanda de 200 mil viviendas en las familias de niveles socioeconómicos B y C de Lima (con ingresos mensuales familiares superiores a los 1,400 soles) de acuerdo al estudio realizado por el instituto Ciudades Siglo XXI.

Guido Valdivia, ex viceministro de Vivienda y director ejecutivo de dicha institución, sostiene que se ha identificado que de esa demanda el 60% requiere viviendas cuyo valor oscila entre 15 mil y 20 mil dólares, es decir unas 120 mil viviendas para dos años, algo que el mercado aún no puede atender.

"Tres años atrás la demanda era de solo 22 mil viviendas por año. Ahora sucede que la demanda ha crecido y no es atendida por la oferta. Ese es el gran problema. El reto consiste en abaratar las viviendas y localizarlas en lugares que la demanda está pidiendo", señala el ingeniero Valdivia.

Y es que las familias que sueñan con el departamento propio no solo fijan topes en cuanto a lo que pueden pagar y su capacidad de endeudamiento, también prefieren algunos distritos. Desde que se inició el programa Mivivienda los lugares más explotados en cuanto a construcciones han sido San Miguel, Pueblo Libre, Jesús María y Magdalena. Esa preferencia se mantiene, pero también ha surgido otra, la de la clase media emergente que no dudaría en comprarse un departamento en Chorrillos, San Juan de Miraflores o Los Olivos. Las constructoras ya han tomado nota de las intenciones de sus potenciales clientes y pronto esos distritos lucirán también las espigadas torres que ya se distinguen en Jesús María y Pueblo Libre.

Sugerencias de un arquitecto

Para el arquitecto Pedro Belaunde, del Centro de Investigación de la Arquitectura de la Universidad Católica, si bien el proyecto Mivivienda es un éxito financiero, debería tener en cuenta algunos temas en el aspecto arquitectónico:

1. El gran volumen de los proyectos ejecutados tiene un alto carácter de solución convencional. Sería bueno vender espacios donde cada familia haga sus divisiones, con material prefabricado, de acuerdo a sus necesidades.
2. Debe usarse recursos arquitectónicos, como mayores alturas interiores, para darle espacio y sensación de iluminación.
3. Para tener mayores espacios públicos, entre las áreas libres no debería tenerse en cuenta los espacios destinados a estacionamiento.
4. Se pueden ubicar espacios dentro de la ciudad para elaborar un crecimiento vertical. Una alternativa es la zona de la avenida Brasil que es un sitio céntrico.

Fuente: La República

Detalle de la Noticia: AQUI

Categoria: