Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

CRITICA AL LIBRO "El Ocaso de la Barriada"

Presentamos el trabajo de la Arq. Teresa Arias sobre el libro "El ocaso de la Barriada", en el que se trata el tema de la vivienda popular.

Este tema es importante para la ciudad y para el urbanismo y la planificación urbana en el Perú, porque encierra el problema de la ausencia de políticas de vivienda adecuadas para enfrentar un problema de carácter estructural del Perú.

Constituye aporte importante el escrito de la Arq. Arias, porque permite examinar una propuesta que desorienta a los alumnos, y al público, tratando de limitar el problema estructural de la vivienda a una visión formalista, sezgada y de corte arquitectónico, carente de rigurosidad, que esta totalmente alejada del enfoque holístico que requiere esta problematica, y que cuando es promovida por la Universidad y por los entes estatales, demuestra miopía, cuando no, interéses subalternos.

Percy Acuña Vigil.

Análisis Crítico del libro “El Ocaso de la barriada - Propuestas para la vivienda Popular”Documento preparado por la Arq. Teresa Arias Ávila, docente de la facultad de Arquitectura, Urbanismo y Artes de la Universidad Nacional de Ingeniería. Lima Abril del 2007.


Datos bibliográficos:

Autor: Arq. Jorge Burga Bartra.

Editores: Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento. Facultad de Arquitectura Urbanismo y Artes. Universidad Nacional de Ingeniería.

Primera Edición 2006.

Lima Perú

Índice

1. Prólogo

2. Introducción a la problemática de las barriadas.

3. Trabajo desarrollado por instituciones y gobierno central.

4. Sobre la lectura del libro “El Ocaso de las barriadas-Propuestas para la vivienda popular”

5. Conclusiones

6. Bibliografía

 

1. Prólogo.

Se realiza esta crítica como guía para la formación académica de los alumnos de urbanismo y se circunscribe a ideas y comentarios relativos al Perú especialmente a la ciudad de Lima.


Esta crítica se organiza en tres grandes partes:

La primera parte, la presentación del tema principal “La Barriada”, los diversos enfoques, como ha evolucionado el tema.

La segunda parte, tratará sobre el quehacer político, cómo las instituciones públicas han tratado este tema.

La tercera parte, es la crítica en sí del libro, se detallan consideraciones sobre la lógica del tema, la coherencia de la estructura, la calidad de las herramientas utilizadas, y la veracidad de algunas afirmaciones.


Agradezco el apoyo teórico que ha brindado a la elaboración de este documento académico al Lic. José Cruz Cabrera, al Arq. Percy Acuña Vigil, por el asesoramiento y la revisión integral y al Econ. Jesús Quispe Romero por las críticas y aportes.


2. Introducción a la problemática de las barriadas.

El concepto barriada ha sido tratado desde diversos enfoques, que van desde lo peyorativo por su supuesta ínfima calidad visual, hasta por ser la manifestación física de quienes hacen ciudad de la nada. Se presentan las siguientes definiciones:


Para Pablo Berckholtz Salinas, la barriada es una “Aberración social.”, [1] “... vivienda maldita, carente de luz, de sol, de aire, de limpieza, donde el hombre no encuentra su ración de oxigeno para compartirlo con su familia y cooperar indirectamente con el adelanto racial”[2]. Plantea el tema de la barriada como un problema de vivienda, de estética, e higiene, pero haciendo hincapié en la imposibilidad moral y ética de vivir en barriada.


Se citan las ideas de Berckholtz por ser antagónicas a las que siguen, también porque refleja una posición que no dista mucho de aquella que asocia solamente la barriada como un entorno urbano carente de belleza; las definiciones que se citan a continuación, pertenecen a estudios de mayor nivel y riguroso estudio.


Se considera barriada a la zona de terrenos de propiedad fiscal, municipal, comunal o privada que se encuentre dentro de los límites de centros poblados capitales de circunscripción político-administrativa, o en sus respectivas áreas suburbanas o aledañas, en las que por invasión y al margen de disposiciones legales sobre propiedad, con autorización municipal o sin ella, sobre lotes distribuidos sin planes de trazado oficialmente aprobados, se hayan constituido agrupamientos de viviendas de cualquier estructura, careciendo dicha zona en conjunto de uno o más de los siguientes servicios: agua potable, desagüe, alumbrado, veredas, vías de tránsito vehicular, etc.[3]


Las barriadas consisten en chozas de invasores construidas apresuradamente en la periferia de la ciudad. Los residentes de las barriadas son pobres pero se sienten con derecho a reclamar las tierras que han invadido. Ellos se consideran “gente respetable”. La mayoría son residentes habituados a Lima que han aprendido la eficacia política de las invasiones masivas de tierras desocupadas, públicas o privada, de la periferia urbana … los verdaderos callejones moradas de las clases bajas y los elementos criminales de la ciudad, están en la ciudad misma. … Los callejones son sociedades cerradas, impenetrables para los intrusos e inadecuadas para el estudio a través de técnicas antropológicas o sociológicas ordinarias. Si el entrevistador indiscreto tuviera la fortuna de salir ileso, recibiría las respuestas más superficiales e idealizadas, si no objeciones a sus propósitos. Por esta razón, los callejones han sido poco estudiados y raras veces descritos” [4]

... muchas veces surgidas de forma ilegal, constituidas por familias de bajos ingresos que, en gran parte, han construido personalmente sus propias viviendas.” [5] “… La barriada es un conjunto de viviendas formado a partir de la ocupación de un terreno por parte de familias, por iniciativa propia o por la de los poderes públicos. El terreno no goza, al momento de su ocupación, de ninguna habilitación urbana con la excepción, en ciertos casos, de un simple trazo de lotización. La adjudicación, la dotación de servicios y equipamientos públicos y la construcción de la vivienda, se llevan a cabo posteriormente a la ocupación del suelo, en un proceso lento, diferente de una barriada a otra, y cuya iniciativa, e incluso realización, generalmente corre a cargo de la población, en el marco de la familia o de la organización de los pobladores”. [6] “… Podríamos definir preliminarmente la barriada como un patrón de establecimiento urbano, con rasgos físicos, sociales y económicos estructurados de manera singular. Estos serían que su constitución se realiza por invasión “espontánea” o concertada de espacios vacíos existentes en la periferia del casco urbano, generalmente de propiedad pública y en menor escala privada; que en ella participan familias de bajos ingresos económicos, en su mayoría procedentes de áreas rurales con una cultura “tradicional”; que tienden a organizarse a fin de actuar solidariamente para el logro de un lote y la obtención de servicios básicos y facilidades comunales; y que entran en contacto con dependencias estatales para ser reconocidos como propietarios de sus viviendas, dando lugar así a un estilo de relación sociopolítica que difiere al de otras comunidades de base del país” [7] Evidentemente el término ha ido variando con el transcurso del tiempo y también de acuerdo al grado de urbanización de nuestra ciudad, Lima. De las 57 barriadas que estudió Matos Mar actualmente, ninguna carece de agua, desagüe, ni energía eléctrica, debido a que se encuentran dentro de la red general de distribución de infraestructura básica. En la década del 80 se pobló Huaycán, y diez años después, algunos arenales de Surco, Ventanilla, laderas de los cerros de Chorrillos y San Juan de Lurigancho. La organización social es más fuerte, y el tiempo de transformación de paredes de estera a paredes de ladrillo ha disminuido considerablemente, la producción masiva de pequeños cuartos de madera, escaleras “solidarias”, piletas de agua comunales, ha cambiado también la fisonomía de las barriadas, no sólo en Lima, sino también en todo el país .

De las definiciones podemos observar que algunas hacen hincapié sobre la propiedad del terreno, otras sobre las condiciones internas de habitabilidad, material de construcción en las viviendas, falta de equipamiento e infraestructura básica, y finalmente sobre las condiciones sociales de los grupos residentes, como procedencia, y fortaleza en su organización social. Todas utilizan esas variables, y plantean una definición después de haber analizado sus causas y características físicas y socio-económicas.


3. Trabajo desarrollado por instituciones y gobierno central.

El proceso de urbanización en el país, después de la segunda guerra mundial, especialmente en Lima, produjo una serie de modificaciones en el patrón social y económico, que motivaron un acelerado proceso de urbanización, y algunas propuestas desde el gobierno central.


Collier, en “Barriadas y élites de Odría a Velasco”, establece en el gobierno de Odría se fomentó el surgimiento de barriadas, como base social de apoyo a la candidatura, generando expectativas sobre la ayuda estatal.


En el gobierno de Prado, se fomentó indirectamente la creación de barriadas, en parte para solucionar el problema de la concentración habitacional en el centro de Lima. En 1960 se crea el Instituto Nacional de Vivienda, y con él se difunde la idea de que la mayor cantidad posible de familias peruanas deberían convertirse en propietarias. “ ... En lugar de la dependencia y la informalidad, el propósito de este periodo fue hacer a los pobladores de las barriadas independientes del Estado y crear un mundo altamente estructurado basado en la propiedad y en la autoayuda, que enseñaría al pobre a cuidar de sí mismo y lo alejaría de movimientos políticos disociadores[8]


La Ley Orgánica de los Barrios Marginales N° 13517, Febrero de 1961, buscaba organizar el proceso de transformar barrios marginales en urbanizaciones populares de interés social. En el artículo 2, se prohibía la formación de nuevos barrios marginales.


Esta Ley en su articulo 16, y en su reglamento Articulo 3.03, estableció prioridades para expropiar terrenos (una de las tantas atribuciones que tenia la Corporación Nacional de vivienda, también creada en esta ley), entre ellas la de solicitar a las Jefaturas Regionales de Minería información sobre los denuncios mineros que ubicados en las zonas aledañas a las ciudades. Esta información sirvió en gran parte para “urbanizar” Lima, fue uno de los medios más eficaces para convertir una cantera en zona urbana, como en el caso de San Juan de Lurigancho.


En 1971, se invaden las pampas de Pamplona, dos meses después de crea SINAMOS (Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social) al crearse esta organización se da origen a la primera Comunidad Urbana Autogestionaria en 1974, Villa El Salvador. Esta forma de “invadir” y “luego urbanizar” será uno de los modelos para la formación de nuevas barriadas. Creándose un mercado fácil para los nuevos urbanizadores, debido a que las redes de infraestructura las coloca el estado. Urbanizar ya no es un negocio, es solo ganancia, pues no hay pérdida ni riesgo.

Con la creación de COFOPRI, el problema se agravó (después de la época de violencia terrorista) por la falta de control urbano, falta de autonomía y capacidad para solucionar un problema de mayor trascendencia, favoreciendo la ocupación de cerros y arenales de Lima pues COFOPRI tituló en muchos casos lo intitulable, zonas en riesgo, viviendas sin acceso peatonal, en algunos casos los Asentamientos Humanos tenían perímetros superpuestos[9].


4. Sobre la lectura del libro “El Ocaso de las barriadas-Propuestas para la vivienda Popular

4.1 Organización de los temas presentados

Los temas tratados son dos:

- La problemática de la barriada y

- Propuestas para la vivienda popular.

La organización general del libro en función a los temas tratados es coherente con el título que presenta.


El tema “Problemática de la barriada”, solo se trata en el capítulo 2, con el nombre: Vivienda urbana popular en Lima, se expone en un total de 19 páginas, que incluyen gráficos.

El tema “Propuestas para la vivienda popular” se expone en los capítulos del 4 al 8, se expone en un total de 84 páginas.


La exposición del primer tema, es una recopilación histórica sobre la vivienda popular. Distingue dos tipos de asentamientos, el tugurio céntrico y la barriada periférica, al respecto plantea una serie de interrogantes, ¿Cuáles son las similitudes y las diferencias?, ¿es posible reconciliarlas en un solo prototipo?. Afirma que utilizará tres matrices para profundizar en el proceso. Presenta la descripción de cada matriz, pero no llega a formular un análisis integral ni a responder a sus preguntas de forma técnica.

El tema “Propuestas para la vivienda popular”, se desarrolla en gran parte del libro, el autor expone una serie de proyectos arquitectónicos personales, de los cuales ninguno[10] se ha llegado a construir. En todos los casos afirma, los proyectos han contado con la participación de los usuarios finales en el proceso inicial de diseño. Los proyectos en gran parte carecen de viabilidad técnica, factibilidad económica, y sustento social. Se afirma lo primero porque para ser ejecutables dichos proyectos -en la mayoría de los casos- deben desconocer criterios de zonificación y normas sobre áreas libres y retiros. Sobre la factibilidad económica, las mensualidades a pagar superan el 60% del sueldo mínimo vital. Sobre el sustento social, tal como el mismo Burga afirma (al describir el proyecto Villarreal en Santa Cruz, Miraflores, Lima) la idea en su conjunto no se aceptó, y en otros casos se abandonaron las gestiones debido a los largos procesos administrativos.


Luego de la lectura del libro se ha llegado a determinar que está organizado en tres grandes partes:

- Sustento teórico: Capítulos del 1 al 3.

- Exposición de proyectos en distritos “barriales”: Capítulos del 4 al 6, y

Exposición de proyectos en zonas residenciales: Capítulos 7 al 8

- Conclusiones: Capitulo 9 y Anexo.

4.2 Principales ideas expuestas

- El capítulo “Vivienda Urbana Popular en Lima” trata sobre la problemática de la barriada, se establece que el autor asocia directamente el término Vivienda Popular al del Barriada.

- Enfatiza el tema de la organización espacial de la vivienda como parte fundamental del problema.

- Como hipótesis plantea que las barriadas han evolucionado hacia su degradación y agotamiento.

- El problema en el caso de Villa Maria del Triunfo (Ver capítulo 3, página 53):, que el autor generaliza para las barriadas, por ser una de los más antiguos es:

o Pobreza y baja oferta de trabajo.

o Falta de servicios y equipamiento.

o Presencia municipal débil.

o Contaminación ambiental.

o Congestión de áreas centrales.

o Áreas limitadas para expansión.

o Falta de articulación urbana.

- Se afirma que la solución es densificar la vivienda popular con soluciones urbanas armoniosas y que posibiliten cambios en la organización al interior de la vivienda, (mayor ventilación, iluminación, y privacidad). Constituir un nuevo modelo de barrio popular, es su objetivo.

- Como herramientas plantea programas participativos de remodelación urbana, suscritos en los proyectos estatales para familias con menores recursos.


- Los proyectos presentados se resumen en el cuadro siguiente:


PROYECTOS: Santa María Santa Cruz Quinta Villareal Patio Unión Garzón Madera
AREAS (m2) --- --- --- --- --- ---
Terreno --- --- --- 22 096.13 13 845.97 2 045.16
Lote promedio 190 --- --- --- --- ---
Construida departamento 70-80 --- --- 67.68 66.84 TP27.66 TP-D0
Techada por departamento --- --- 60.00 --- --- ---
Libre por departamento --- --- 8.50 Promedio --- --- ---
Educativa --- --- --- 1 232.75 --- ---
Recreación --- --- --- 2 080.44 --- ---
CANTIDAD DE:
Departamentos 34 duplex --- 17 duplex 168 TP 140 TP 26 TP
--- 168 TP-D0 140 TP-D0
Ambientes Complementar. 4 tiendas --- 4 tiendas 128 Estacionamientos 1 Local Comercial
COSTOS $ US
Por m2. --- --- 172.40 --- --- ---
Total por familia en R.U. 1 360.00 --- --- --- --- ---
Por casa 8 000.00 --- 13 328.60 7 200 TP3 600 TP --- 8 000 TP4000 TP-D0
Subsidio 3 600.00 --- --- --- --- ---
Total x casa 4 400.00 --- --- --- --- ---
Mensualidad 100.00 --- 120.00 --- --- ---
Tiempo (años) 10 -15 --- --- --- --- ---
Programa Techo Propio Banco de Materiales Banco de Materiales Techo PropioTecho Propio-Deuda Cero Techo PropioTecho Propio-Deuda Cero Techo PropioTecho Propio-Deuda Cero
Observación Subsidio Préstamo 7% --- Subsidio --- Subsidio
Reglamentación especial.Cambio de zonificaciónOcupación del retiro

Leyenda: TP: Techo Propio D0: Deuda Cero

R.U. Renovación Urbana. --- No consigna datos


4.3 Herramientas técnicas que se utilizan

Los planos y gráficos no se numeran y no cuentan indicadores en el texto, en muchos casos no son precisos.

- Esquema de la página 37, no indica referencia al texto.

- Esquema página 38, no diferencia planta de corte.

- En el esquema de la página 59, si se toma como referencia el plano del distrito, la orientación de las plantas de la calle tendrían un error de 180°.

- Los planos de planta de la página 94, no cuentan con la ubicación de los cortes de la A a F, es muy difícil leer los planos de cortes de la página 96. La misma dificultad tiene la vista presentada en la página 97, no tiene relación con los planos de planta de la página 94.


Sobre los estudios, e información que utiliza, el libro no es riguroso ni preciso.

- En la página 39, figuran varios datos, en porcentajes, en ningún caso precisa la fuente ni la fecha en que se tomaron estos datos, con que objetivo ni finalidad.

- En el caso de la Tesis de Rodríguez y Ruiz, no la menciona en la bibliografía. No hace mención a la cantidad muestral, ni año en el que se llevó a cabo el estudio. (Ver página 61).

- No utiliza las mismas variables para el análisis comparativo de los proyectos presentados, como en el caso Santa Cruz, que no presenta datos referenciales ni de áreas ni costos.


Sobre las fotografías utilizadas, no se precisa fecha, ubicación ni autor.

- Fotografías de las páginas 40, 60, 77, 89, 112, 121,

- En la página 77, además de las fotografías aparece un plano síntesis, y no se coloca la ubicación, el sentido, ni la dirección de la toma.

4.4 Evaluación de las conclusiones

En general las conclusiones no tienen relación con lo tratado y no hay correspondencia con el cuerpo del libro.


Se detalla a continuación, cada una de las conclusiones del libro.


Primera conclusión:


Se presenta un cuadro comparativo entre el proceso barrial y el proceso impulsado por el MVC.


Este cuadro no tiene fundamento técnico, no es posible la comparación, entre dos procesos con lógicas tan diferentes. Uno es natural y depende de la estructura socioeconómica del estado, el otro es asistido y depende de la política del estado.

La comparación en este caso es técnicamente imposible.

No presenta indicadores sustentados. Por ejemplo:

“… Como producto de un medio ambiente urbano deteriorado la vivienda se desvaloriza en un 70%. Vs. La vivienda mantiene su valor de cambio, gracias a un entorno seguro y saludable”.[11]

Ambas afirmaciones tienen errores de hecho.

La primera no presenta un estudio que sustente lo afirmado, ¿el universo son todas las barriadas del país?, ¿ de Lima?, ¿Cuál es el periodo de desvalorización?

La segunda, es también una falacia, debido a que no hay estudios económicos que puedan afirmar que una propiedad no se desvalorice con el tiempo (en función a su valor de cambio), en todo caso no lo presenta. El mismo autor señala la diferencia que existe entre los Proyectos Mivivienda y Techo Propio, indicando que el primero se localiza en zonas consolidadas y el segundo no. El cuadro no diferencia situaciones entre estos dos grandes proyectos, el título de la columna es: Proceso impulsado por el MVC y S.


Segunda conclusión

Se describe los beneficios e inconvenientes de los programas Mivivienda y Techo Propio, y propone la Renovación como alternativa

Esta conclusión no es propia del libro, y no se tomará como válida, debido que no tiene referente en ninguno de los capítulos del 1 al 8.


Sobre este tema indicamos que se busca encontrar relaciones positivas de los programas de vivienda masiva y proyectos de renovación urbana, hecho que no es posible por la naturaleza de los programas analizados. Este análisis es limitado porque solo considera la parte técnica de los proyectos (contratistas, gestión municipal) y olvida las características sociales y económicas de la población a servir.


Tercera conclusión

Se expone un nuevo tema: El Agua en las ciudades.

Esta conclusión no es propia del libro, y no se tomará como válida, pues no tiene referente en ninguno de los capítulos del 1 al 8.


Si bien es cierto el problema del agua es un tema global, se aborda el tema a partir de un análisis regional, tiene algunas incoherencias estas se derivan en que el titulo de esta conclusión se circunscribe a las ciudades, y el tema de estudio es la barriada.

No presenta bibliografía y carece de indicadores para poder evaluar su posición.


Cuarta conclusión

Trata sobre el déficit de vivienda.

Esta conclusión no es propia del libro, y no se tomará como válida, pues no tiene referente en ninguno de los capítulos del 1 al 8.

Estudia el déficit de vivienda tomando en consideración, tres aspectos, la dinámica de la migración, el impulso estatal a la edificación de viviendas, y el alto porcentaje de viviendas desocupadas.


Afirma que algunos de los métodos que está utilizando el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, para calcular el déficit de vivienda, duplican absurdamente la cifra con la que se inicio el Plan Nacional de Vivienda [12] No explica porque considera absurda esta situación. Indica que no existe una cifra definitiva, y no es posible un cálculo inmediato.

Sin embargo existen cifras que se manejan a nivel nacional


“En el Perú existe un déficit habitacional de un millón 200 mil viviendas, cifra que incluye 650 mil viviendas que no tienen servicio de agua potable y alcantarillado”, afirmó el Ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Rudecindo Vega.”[13]


Además dentro del campo de la macro economía, se entiende que:


“El diseño de una política de vivienda depende, entre otros factores, de estimaciones confiables de la magnitud de la discrepancia entre cantidad de viviendas existentes y la totalidad de la población de un país (déficit cuantitativo) y de la medida en que las viviendas existentes cumplen con ciertos estándares mínimos que permitan ofrecer una calidad de vida adecuada a sus habitantes (déficit cualitativo)”.[14]


En la mayoría de los países del América del Sur, estos indicadores, son ampliamente utilizados y las metodologías han sido probadas por los sucesivos programas de vivienda social en esos países, (Colombia, Chile, Venezuela, etc[15].) el déficit de vivienda típico corresponde a la diferencia entre número de hogares y número de viviendas.


Quinta conclusión

Trata sobre el hacinamiento.

Esta conclusión no es propia del libro, y no se tomará como válida, pues no tiene referente en ninguno de los capítulos del 1 al 8.

Solo presenta dos párrafos, el primero trata sobre el concepto, su utilización y sus deficiencias. Cabe mencionar que este indicador, tal como se utiliza en la mayoría de análisis urbanos generales, no es un parámetro, de la forma como se presenta en este libro[16]

4.5 Temas tratados que precisan aclaración

  1. “Debemos reformular la barriada y el solar céntrico e ir hacia una ciudad renovada, densa y compacta. Después de todo la barriada a fracasado como alternativa urbana. Basta ver su pobre y peligroso medio ambiente urbano deteriorado, sin parques ni equipamientos, con servicios limitados y viviendas que no se pueden vender ni por la tercera o cuarta parte de lo que costaron. Como lógica conclusión: La barriada no debe seguir siendo una posibilidad en el futuro”.[17]


En este párrafo se hace distinción entre dos formas de agrupación de vivienda: barriada y solar céntrico, no se explica la relación entre ellos. Estas dos formas de agrupación suelen ser densas y compactas, su simple expansión daría como resultado una ciudad densa y compacta; estas últimas características por si solas no son. No especifica porque ha fracasado la barriada. Los sustentos de su posición son empíricos y faltos de indicadores.


  1. “La vivienda popular urbana fue siempre sinónimo de tugurios pobres desde la fundación de Lima, pero luego surgió otra forma de asentamiento popular que se volvería hegemónica. Como resultado de estos procesos, conviven en las ciudades peruanas dos escenarios en los que la vivienda popular se desarrolló: los tugurios céntricos, callejones, solares, rancherías y otros y las barriadas, que ocuparon a partir de 1950 los alrededores de las urbes, resultado de masivas migraciones del campo a la ciudad.[18]


Las primeras barriadas surgen en los años 20. [19]


  1. ... Sin embargo la población urbana viene aumentando hoy en día por primera vez, más como producto de su propio crecimiento vegetativo que como resultado de las migraciones. Puede afirmarse entonces que el proceso de urbanización está en camino a su culminación y tiende a estabilizarse, como lo indican las tasas de crecimiento de la población urbana. [20]


No justifica su posición. No presenta series cronológicas ni plantea simulaciones de crecimiento para sustentar su tesis. No se explica sí lo que plantea es para todo el país o solamente para Lima, ciudad capital.


  1. También es posible renovar las barriadas medianamente consolidadas hasta convertirlas en un sistema urbano sostenible. Pero, es imposible que esto último se logre en las barriadas sobrepobladas y totalmente consolidadas, donde se han reproducido el hacinamiento y las condiciones de tugurio que se creía solo alcanzaba el centro antiguo.[21]

El autor no presenta un estudio sobre cuales son las barriadas medianamente consolidadas, o que indique cuales son la sobre pobladas, en todo caso cual es el nivel de consolidación, tugurización o hacinamiento, y a partir de allí establecer posibles soluciones.


  1. En realidad la barriada no acoge a gente del mismo nivel económico[22]

La base social se relaciona directamente con la base económica, los lazos al interior de estas zonas urbanas, son bastante estrechos, si no se correspondiesen, automáticamente se expulsarían. De las experiencias que se pueden sistematizar (Estudios en los distritos de El Agustino, San Juan de Lurigancho, Lurigancho[23]) se puede afirmar que inicialmente los AA.HH. si acogen a gente del mismo nivel económico, sin embargo en la medida que algunos van progresando económicamente, dejan el A.H. Mudándose a otros distritos.

  1. La barriada no solo representa una inversión en si misma, sino que es capaz de retornar esa inversión.[24]

Esta afirmación es contradictoria para la propia posición del autor., según la cual “... viviendas que no se pueden vender ni por la tercera o cuarta parte de lo que costaron.(pág 10)”, esto debería explicarse mejor, a fin de lograr coherencia en sus afirmaciones.

  1. El Gobierno Central no confía plenamente en el Gobierno Local y establece, en algunos casos, una relación directa con algunas barriadas.[25]


Si la organización de los poderes públicos se fundamenta en la democracia, implica que de hecho hay una aceptación de todos los niveles de gobierno, entre si. Si esta posición fuera cierta, el Gobierno Local tampoco confiaría plenamente en el Gobierno Central, y ya se hubieran generado mecanismos para el control de ambos gobiernos.


En todo caso el autor debería reconocer que los AA.HH. por su nivel de organización alcanzada pueden ser interlocutores válidos y directos para que algunos programas públicos lleguen a la población, con el riesgo que pueda existir la utilización política y se utilice para ignorar a la autoridad local cuando esta no es de la misma posición política del partido de gobierno. No valora la organización social de los AA.HH.


  1. También las ONGs se encuentran aisladas y no refuerzan el gobierno local y su capacidad para intervenir en la ciudad, porque están presionadas por asegurar el financiamiento de las agencias internacionales.[26]


Algunas ONGs, tienen como objetivo contribuir al desarrollo local, ellas pueden o no incorporar su trabajo a los gobiernos locales, a fin de lograr una mayor viabilidad política. Sin embargo cabe mencionar, que el trabajo coordinado con el municipio va a depender de la “buena o mala” voluntad del municipio, dependiendo entonces de la posición política de la administración en curso.


  1. El hecho que algunas de estas invasiones se denominaran Perú 2000, en clara alusión a la campaña de Fujimori. [27]


No trata con propiedad el tema político, se parcializa en exceso. Debería presentar las leyes, o proyectos que se promulgaron en ese periodo de gobierno y explicar el motivo del éxito o fracaso.


  1. “ ... asociación formada por 17 familias … ellos eran propietarios … Se consiguieron 34 duplex y 4 tiendas. Se les propuso un negocio: que ellos vivieran en 17 departamentos y que vendieran las tiendas y los otros 17, con lo que sus departamentos salían casi gratis. Increíblemente, la idea no se aceptó. ¿Qué había tras esa actitud? ¿Estaban confundidos y no comprendían lo que se les ofrecía?[28]


¿Qué actitud tiene el profesional ante el cliente?, habría que recordar que el propietario decide como y donde vivir. Considero que se le está diciendo al propietario: Ud, no puede hacer un negocio, venda su tienda para que otro haga el negocio, en lugar de una actitud incluyente brindándoles la capacitación y asesoría para que puedan afrontar con mayores herramientas su mejoramiento económico.


  1. Como se ha podido comprobar tendremos barriada para rato.[29]


¿? Pero el título sugiere que estamos presenciando el Ocaso de la barriada. O el autor nos presenta esta contradicción como estrategia para afianzar el conocimiento.

5. Conclusiones

 

- El autor trata de plantear un problema, pero este no está definido con claridad y trata además de proponerle una solución, pero esta no tiene relación directa con el problema.


- No existe relación con la profundidad y extensión de los temas tratados, conduciendo al lector al error, el tema principal es “Propuestas para la vivienda popular”, y el secundario “El ocaso de la barriada”.


- El problema planteado en los primeros capítulos del libro es muy general aplicable a toda la ciudad de Lima, sobre pobreza, servicios, control urbano, contaminación ambiental, congestión, expansión, y articulación urbana. En todo caso debió establecerse los niveles en que se presentan en las barriadas estas variables.

El autor redefine el problema afirmando que existen casas tugurizadas que precisan más espacio de vida independiente.


Por lo tanto el problema no está totalmente definido, es ambiguo y está parcializado pues busca una solución tipo proyecto integral de vivienda. Es evidente el sesgo arquitectónico y formalista empleado para enfrentar un problema de carácter holistico de naturaleza socio económica.


- La propuesta o propuestas planteadas son del tipo Proyecto de integral de vivienda de carácter participativo, con un débil sustento económico, carente de fuentes de financiamiento. No llegan a ser proyectos urbanos, pues no solo es la escala la que define un proyecto de renovación urbana, sino la amplitud de los servicios e infraestructura que modifica.

El autor plantea para definir su propuesta las siguientes interrogantes:

o ¿Cómo definir el tipo apropiado de vivienda?

o ¿Cómo decidir el arreglo adecuado entre las casas y como acceder a ellas?

o ¿Como determinar el programa arquitectónico general?

o ¿Cómo superar las normas vigentes inadecuadas?

Y no las desarrolla.

- Las soluciones propuestas son similares tanto para “Barriadas” como para “Callejones”, como se ha visto en la revisión teórica, ambos conceptos devienen de situaciones sociales completamente diferentes. El error deriva en que los ejemplos utilizados, no son específicamente ni barriadas ni callejones.

- Enfatiza el tema de la organización espacial de la vivienda como parte fundamental del problema de las barriadas.


- No se puede establecer una comparación entre los proyectos presentados, lo que si es posible concluir es que las mensualidades propuestas para proyectos de renovación urbana, no son las adecuadas para la población en situación de pobreza. En el caso de los proyectos bajo la modalidad Techo Propio y Deuda Cero, según las actuales disposiciones corresponden a población en situación de pobreza, pero la posibilidad de construcción de este tipo de viviendas (de por si con habitaciones de reducido metraje) es muy difícil para las constructoras tradicionales, por el bajo nivel de ganancias que estos otorgan[30].

El acercamiento del autor al fenómeno de la barriada está dentro de la visión neoliberal, donde la solución lo brinda el mercado, y dentro de nuestro medio el mercado lo dirigen las empresas constructoras; entonces ellos son los que orientan a los sectores populares para que elijan un departamento en un edificio nuevo de Techo Propio o Mivivienda, y no opten por la invasión como un medio para dotarse de un lugar donde vivir. Desde mi punto de vista si queremos tener un indicador del déficit de vivienda este no sólo debe indicar la cantidad faltante de vivienda sino también aquellas que necesiten mejorarse, dentro de este enfoque se estima que el déficit se distribuye en un 75% para mejoramiento y un 25%[31] para vivienda nueva. El libro muestra una vez más la visión excluyente que no reconoce el enorme esfuerzo de miles y miles de pobladores que construyeron la ciudad para las diversas élites que gobernaron la ciudad y que se acomodaron a lo ya establecido, formalizando la urbanización popular, creando organismos para legalizar la propiedad, buscando articularlos al mercado como es el caso de COFOPRI, formulando proyectos empresariales urbanos que solo buscan decorar la ciudad, y tapar los evidentes problemas estructurales que son los que originan las barriadas. Esta visión segmentada, es rechazada por la población, solo es un mal maquillaje, que quiere ocultar lo que no es, borrando lo que fue y aceptando sin pensar que el mercado lo resuelve todo. 6. Bibliografia

ACUÑA VIGIL, Percy. :

“En relación al mensaje de Villa El Salvador “ www.urbanoperu.com / urbanismo. 2006.

“Las barriadas: La tarea actual del urbanismo y los planes de vivienda en el Perú”. www.urbanoperu.com/urbanismo. 2006


BERCKHOLTZS SALINAS, Pablo. “Barrios marginales-Aberración social


CALDERON, Julio – MAQUET, Paul. Las ideas urbanas en el Perú. (1958-1989). Instituto de Desarrollo Urbano CENCA. Lima. 1990.


COLLIER, David. “Barriadas y élites de Odría a Velasco. Instituto de Estudios Peruanos. Primera Edición Castellana. Perú 1978.


COMITÉ DE CAMPAÑA por el derecho a una vivienda digna para todas y todos. El Plan Nacional de vivienda 2006-2015. Lima 2006.


CORDOVA, Adolfo. La vivienda en el Perú. Estado actual y evaluación de las necesidades. Comisión para la reforma agraria y la vivienda. Lima. 1958.


DORICH, Luis. Al rescate de Lima – La evolución de Lima y sus planes de desarrollo urbano. Servicios de Artes Gráficas S.A. Lima. 1997.


DRIANT, Jean-Claude. Las barriadas de Lima – Historia e interpretación. Instituto Francés de Estudios Andinos IFEA. Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo DESCO. Lima 1991.


JAWORSKI, Helan. Políticas de Vivienda Popular y Barrios Marginales. En Cuadernos


DESCO, Centro de estudios y formación del desarrollo, DESCO, A1!-Febrero. Lima 1969.


MAC DONALD, Joan. Pobreza y Ciudad en América Latina y el Caribe, Documento Docente del Curso de Especialización de Postítulo Pobreza ciudad y Territorio, Versión 2004


MAQUET MAKEDONSKY, Paul. Las ideas Urbanas en el Perú. 1958, 1998. Cenca Lima, 1990.


MATOS MAR, José. Las barriadas de Lima 1957. Instituto de Estudios Peruanos. Segunda Edición. Lima 1977.


MINIISTERIO DE VIVIENDA, CONSTRUCCION Y SANEAMIENTO. Plan Nacional Vivienda para todos 2003-2007.


PACTH, Richard. “La Parada” Editores Mosca Azul.. Lima 1973.


SANCHEZ, Abelardo; CALDERON, Julio. El laberinto de la ciudad. Políticas del Estado 1950-1979. Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo DESCO. Lima. 1980.


TURNER, John. Nueva Visión del déficit de vivienda. En Cuadernos DESCO, Centro de estudios y formación del desarrollo DESCO, A1, Febrero. Lima.1969.




[1] Berckholtzs Salinas, Pablo. “Barrios marginales-Aberración social.” Se puede ubicar copia de este libro en la biblioteca de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Ingeniería, el código es: 3007.3098521/B30. El ejemplar revisado carece de datos editoriales. Aproximadamente ha sido editado pocos años antes de 1960, en Lima.

[2] Ibid, Pág. 18

[3] Ley de las barriadas N° 13517. Lima 1961

[4] Pacth, Richard. “La Parada” Editores Mosca Azul.. Lima 1973. Paginas 6-9

[5] Collier, David. “Barriadas y élites de Odría a Velasco. Instituto de Estudios Peruanos. Primera Edición Castellana. Perú 1978. Página 31

[6] Driant Jean-Claude. “Las barriadas de Lima – Historia e Interpretación”. Desco – IFEA- Lima 1991. Pág. 20.

[7] Matos Mar, José. Las barriadas de Lima 1957. Instituto de Estudios Peruanos. Segunda Edición. Lima 1977. Pág. 25.

[8] Collier, David. “Barriadas y élites: de Odría a Velasco”. Instituto de Estudios Peruanos, Lima 1978. Pág. 93

[9] Como en el caso del Proyecto Integral los Ángeles en San Juan de Lurigancho.

[10] El caso Mendiburu no se toma en cuenta, debido a que el grupo de residentes tenía mayor poder adquisitivo, y la base social no puede ser considerada dentro de los patrones propios de una barriada.

[11] Pág. N° 129. A partir de esta nota, cada vez que se indique solamente el número de pagina, se estará haciendo referencia al documento analizado.

[12] Pág. N° 135.

[13] RPP Noticias – 18 de enero del 2006.

[14] http://www.cepal.org/cgi-bin/getProd.asp?xml=/publicaciones/xml/2/4902/P... Resumen del libro : Perfil de déficit y política de vivienda de interés social. Situación de algunos países de la región en los noventa” de Raquel Szalachman. Financiamiento de desarrollo – CEPAL.

[15] En el caso de Venezuela el calculo oficial depende del INE-Venezuela, para Bogotá-Colombia: MetroVivienda, Santiago Chile: Plan de Vivienda, Datos generales de Latinoamérica son trabajados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de Naciones Unidas.

[16] Términos estadísticos, revisar textos sobre Inferencia Estadística. Autores: Rufino Moya, García Oré, Máximo Mítac, Moisés Lázaro, todos autores peruanos.

[17] Pag. N° 10

[18] Pág. N° 26

[19] Matos Mar, José Las barriadas de Lima 1957. Instituto de Estudios Peruanos. Segunda Edición. Lima 1977 Pág. N°15.

[20] Pág. N° 13

[21] Pág. N° 41

[22] Pág. N°42.

[23] Revisar información en las ONG´s SEA, CENCA, DESCO, CIUDAD.

[24] Pág. N°42

[25] Pág. N°43

[26] Pág. N°43

[27] Pág. N°50

[28] Pág. N°82

[29] Pág. N°132

[30] El Proyecto Techo Propio en su modalidad Construcción en sitio propio, permite la obtención de un Bono Familiar para construcción, sin embargo entre sus requisitos está presentar el Titulo de Propiedad, y el terreno debe contar con red básica de agua y desagüe, y energía eléctrica.

[31] Comité de Campaña por el derecho a una vivienda digna para todas y todos. El Plan Nacional de vivienda 2006-2015.

Cartegoria: