Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

Sobre Leszek Kolakowsky

Transcribo información publicada en:

http://www.larepublica.pe/virtu-e-fortuna/21/07/2009/leszek-kolakowski-1...
Leszek Kolakowski (1927-2009)
Mar, 21/07/2009 - 20:39

Por Martín Tanaka

El pasado 17 de julio falleció el escritor polaco Leszek Kolakowski, autor de una obra vasta, enciclopédica. Kolakowski fue víctima de la persecución nazi, fue militante comunista y luego un disidente; con el tiempo se convirtió en crítico pugnaz de los autoritarismos, especialmente del determinismo histórico marxista, expuesto en su monumental Las corrientes principales del marxismo, siguiendo una línea interpretativa que lo emparenta con Karl Popper. Estas convicciones lo acercaron al liberalismo político, aunque atemperado no solo por su marxismo original sino también por su interés en el aporte del cristianismo a la cultura occidental (como Gianni Vattimo, contemporáneamente). El interés en la espiritualidad lo hizo también distante del “individualismo posesivo” del capitalismo, lo que también sucedió con el poeta mexicano Octavio Paz.

Los horrores del nazismo, del comunismo, la lógica de un capitalismo que también lleva a catástrofes sociales y ecológicas, llevan a la desconfianza en las grandes ideologías, en los grandes metarrelatos, que tienen respuestas para todo. Conducen a lo que Paz llamó una “intemperie espiritual”, en la cual cada quien debe construir sus propias convicciones. Kolakowski inventó una ideología política propia, que no es tan sorprendente a la luz de su experiencia vital; se definía como un “conservador-liberal-socialista”. Se trataba por supuesto de una provocación, pero muy aleccionadora.

Kolakowski rescata del conservadurismo la importancia de la familia, la religión, la nación, los ritos, y la idea de que el cambio y la evolución conllevan necesariamente algún tipo de costo y sacrificio; avanzar en la vida consiste en sustituir unos problemas por otros, como suele decir mi colega argentino Antonio Camou. Del liberalismo rescata la necesidad de preservar la libertad, la creatividad y la iniciativa individual, áreas en las que el Estado no debería entrometerse; que la importancia de la seguridad no debería entorpecer la libertad. Del socialismo, rescata la desconfianza en la acción de las fuerzas del mercado, por lo que sería necesaria algún grado de intervención estatal, controlado mediante mecanismos democráticos. Kolakowski señalaba que estas ideas no son necesariamente contradictorias, por lo cual era posible esta curiosa síntesis. Añadía que a pesar de ello jamás tendría adeptos, porque no podría prometerles nada a sus seguidores.

Más allá de esta provocación de Kolakowski, lo importante es entender que el aprendizaje democrático implica reconocer los límites de las ideologías propias, y aceptar algunos elementos de valía en las ajenas. Sin ese común denominador es muy difícil construir una comunidad democrática. Si la política se plantea como una lucha entre buenos y malos, entre quienes tienen la razón y quienes están equivocados, entre los representantes del pueblo y sus enemigos, es claro que lo que se impone es una confrontación total, no siendo posible una política de negociación y entendimiento. Para pensar en estos días previos al 28 de julio.

http://www.cope.es/cultura/23-07-09--leszek-ko-akowski-un-filosofo-busca...

Comentarios
Mar, 21/07/2009 - 18:59 — CESAR

Este prolifico intelectual polaco fue un mercenario o un transfuga?
En el Peru conocemos ese tipo de conducta.
El oportunismo, venal o no, es una practica politica muy tolerada en el Peru.
Lamentablemente!

* responder

Mar, 21/07/2009 - 14:12 — JULIO

VEO QUE SE ESTA UTILIZANDO LA FIGURA DE UN INTELECTUAL POLACO PARA MAXIMIZAR ESE TIPO DE COMPORTAMIENTO ES DECIR EL DE UN MERCENARIO

* responder

Mar, 21/07/2009 - 12:08 — julio cesar alfaro moreno

Julio Cesar de Lambayque

Creo entender la posición de Tanaka, él no está postulando ni defendiendo ni promoviendo una actitud ecléctica o ambigua frente a la realidad, algo así como agarrar dos componentes y sin ver concientemente sus coincidencias o convergencias, ponerlos en una coctelera. Lo que está planteando es simplemente que seamos abiertos hacia las posiciones del otro. Podemos seguir con nuestras posiciones, en lo fundamental, aunque aceptar elementos positivos, en el otro, que pudieran permitir concordar, hacer alianzas puntuales y concertar en algunos aspectos y transformar nuestras posiciones originales. Incorporar elementos del otro, es una vieja práctica de las sociedades con posibilidades de permanecer en el tiempo y bajo circunstancias adversas.

Lo hizo el propio imperio incaico o Tahuantisuyo, que asimiló la tecnología de la cultura Chimu, en el arte y tecnologías de los metales; tuvo en cuenta y empleó bastante de la tecnología y arte Tiahuanaco en sus construcciones; incorporaba dioses de las otras culturas y formas de organización política y productiva; las mismas comunidades campesinas en la Colonia y la República, asimilaron elementos culturales y productivos de la otra cultura, como el ganado vacuno y de tiro, el vivir en pequeños reductos, una parte importante de las canciones y danzas, como lo señaló el propio José María Arguedas en su tesis de doctorado sobre las comunidades campesinas del Perú y España. De esto no se puede deducir que los Incas o las comunidades campesinas andinas fueron eclécticas o ambiguas. Y si vemos, actualmente, al mismo capitalismo, no podríamos entender su longevidad si no habría incorporado elementos del otro sistema, por ejemplo la responsabilidad social, el accionariado difundido, la economía del bienestar, etc.

Y la longevidad de la China comunista que incorporó las cuatro modernizaciones a su dinámica con el éxito que todos conocemos. Evidentemente, tanto el sistema capitalista y comunista, siguen cargando sus viejas contradicciones y problemas aunque de otra manera. A ésta práctica Antonio Gramsci le llamó transformismo, que es contestar a las críticas incorporando elementos del otro. Y es más, no solo incorporar para subsistir sino para armonizar y enriquecer lo propio y para vivir en sociedades en paz y no en continuas e irreductibles confrontaciones, que terminan en la autodestrucción. Siempre hay aspectos de las otras posiciones que pueden ser valoradas y asimiladas por nosotros y viceversa, puntos en común que pueden ser trabajados, sin dejar de lado y seguir debatiendo nuestras diferencias o discrepancias sin creer que necesariamente tenemos la razón. Esto no es eclecticismo, es simplemente apertura.

* responder

Mar, 21/07/2009 - 10:18 — L.BASURTO

EL FALSO ECLECTICISMO O LA INGENUIDAD « ECLECTICA »

Todos los animales politicos quizas si sean eclécticos. Si lo afirma alguien es porque tiene pruebas. En todo caso es un buen tema de estudio. Pero entre los humanos politicos, entre los que hay politicos humanos, los hay eclécticos auténticos y también no-eclècticos o integros en cada extremo. Argüir que Marx, Lenin y ...Haya fueron eclécticos no es muy astuto ya que son ejemplos de falta de perspicacia politica absoluta y se puede decir esto al ver simplemente los resultados historicos. El comentario anterior no critica el eclecticismo del polaco sino la impostura y/o la ingenuidad peligrosa, la del ***** util. Pone al descubierto la argucia del capitalismo de cambiar algo, o cambiar todo, para que nadie cambie, para sobrevivir. El capitalismo es un dragon con los poderes del camaleon, cambia de color cuando quiere o cuando lo necesita. Destruye todo lo que quiere y sirve solo a sus amos. Y para el resto..., migajas!. Hubo “téoricos”en el Peru que plantearon hace anos que se espere pacientemente, sin reclamos economicos y sociales en épocas de gran crecimiento del PIB, aduciendo que la observacion fina, el estudio, del dragon capitalista (en una economia dependiente como la del Peru) permite ver que a veces deja muchas migajas, es la teoria del “chorreo”.
L.BASURTO
automtawa@hotmail.fr
(NB Pas d’accents puisque clavier français)

* responder

Mar, 21/07/2009 - 07:01 — andres velarde

Interesante. Para agregar. Marx tambien era eclectico. Lenin lo fue tambien. A las izquierdas de estos habian muchas formas no -eclecticas. Y si Haya fue eclactico. No lo son todos los animales politicos?

* responder

Mar, 21/07/2009 - 03:19 — L.BASURTO

IMPOSTURA O INGENUIDAD NEFASTA?

El eclecticismo es un término que existe en idioma castellano y seria bueno emplearlo es este caso. Este intelectual polaco no fue ni el primero ni sera el ultimo en proponer una “tercera via” alternativa al capitalismo y al comunismo. En el fondo Keynes planteaba lo mismo hace ochenta anos pero no por razones “morales” sino por razones de eficacia macroeconomica. La experiencia historica nos muestra que esta tercera via no ha sido sino una tentativa para humanizar al capitalismo, inventar “un capitalismo con rostro humano”. Qué paradoja, o es capitalista o es humano! O no?

La socialdemocracia en Europa en todo el siglo veinte, seguida por el eurocomunismo desde fines de la década de los 60, ha sido la materializacion de este intento, y la prueba de su fracaso historico. En Francia dos periodos presidenciales de Mitterrand y cinco anos de premierato de Lionel Jospin, “socialista” –socialdemocrata mas precisamente- ilustraron los limites patéticos de ese eclecticismo.

Intentos de inventar una via para darle un rostro humano al comunismo son mas raros y complicados. La cosa se complica mas en la medida que comunismo en realidad no ha existido stricto sensus en la historia reciente de la humanidad ya que lo que se denomina con ese término son régimenes de capitalismo de Estado. Vean a la China “comunista”.

El general De Gaulle se paseaba por América Latina y el resto del mundo en los anos 60 proponiendo su tercera via en medio de la guerra fria, siendo su régimen el de un capitalismo mixto, fuerte, neocolonialista, heredero del imperio colonial francés y de la derrota del empresariado francés colaboracionista de los nazis al final de la segunda guerra mundial que tuvo que aceptar el programa del “Consejo nacional de resistencia” que le impuso por ejemplo la seguridad social y nacionalizaciones. Su intento franco-europeo –en la época sin los britanicos por supuesto- era el de un subimperialismo en decadencia que intentaba resurgir. Este “eclecticismo” desde el poder fue también un fracaso. Los herederos de De Gaulle, el Sarkozy actual viene de esas canteras, se encarnizan hoy para destruir el “Estado-providencia”, es decir desmantelar la seguridad social, los derechos sociales y las empresas estatales francesas que son segun ellos obstaculo a la modernidad y a la “globalizacion”.

En sintesis, ese eclecticismo o es una impostura abierta o es una ingenuidad peligrosa, nefasta.

Pero, recordando, Haya de la Torre no era también otro ecléctico? El aprismo no lo proclama cuando dice “pan con libertad”? No esta el Apra inscrita hoy en la Internacional Socialista?
L.BASURTO
automtawa@hotmail.fr
(NB Pas d’accents car clavier français)

--
La filosofía no sirve ni al Estado ni a la Iglesia, que tienen otras preocupaciones. No sirve a ningún poder establecido. La filosofía sirve para entristecer. Una filosofía que no entristece o no contraría a nadie no es una filosofía. Sirve para detectar la estupidez, hace de la estupidez una cosa vergonzosa. Sólo tiene este uso: denunciar la bajeza del pensamiento bajo todas sus formas. ¿Existe alguna disciplina fuera de la filosofía que se proponga la crítica de todas las mistificaciones, sea cual fuere su origen y su fin? Denunciar todas las ficciones sin las que las fuerzas reactivas no podrian prevalecer. Denunciar en la mistificación esta mezcla de bajeza y estupidez que forma también la asombrosa complicidad de las víctimas y de los verdugos. En fin, hacer del pensamiento algo agresivo, activo y afirmativo. Hacer hombres libres, hombres que no confundan los fines de la cultura con el provecho del Estado, la moral o la religión. Combatir el resentimiento, la mala conciencia, que ocupan el lugar del pensamiento. Vencer lo negativo y sus falsos presagios. ¿Quién, a excepción de la filosofía, se interesa por todo esto? La filosofía como crítica nos dice lo más positivo de si misma: una empresa de desmitificación. Y, a este respecto, que nadie se atreva a proclamar el fracaso de la filosofía porque, por grandes que sean la estupidez y la bajeza, serían aún mayores si no subsistiera un poco de filosofía que, en cada época, les impida ir todo lo lejos que quisieran. Los filósofos supieron decir a los hombres lo que ocultaba su mala conciencia y su resentimiento. Supieron oponer a los poderes establecidos la imagen de un hombre libre.


Gilles Deleuze (1925-1995)

Cartegoria: