Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

Francisco José I y el Imperio Austrohúngaro

Francisco José I y el Imperio Austrohúngaro
Hasta 1918 duró la Indivisibilidad y la Inseparabilidad, que definían al sistema político fundado en 1867, conocido como "Imperio Austro-Húngaro"[1] . El interés sobre el Imperio austro-húngaro se debe a que es un ejemplo actual de la gran dificultad de intentar aglutinar diferentes nacionalidades. También estudiar el Imperio austro-húngaro permite comprender la dirección a que aspiran los representantes de tantos nacionalismos imperantes hoy en día en ese contexto geo político.

Otra realidad post guerra es que ha devenido en un contexto de hiperpolítica en contraste al de la política clásica de los siglos XVIII y XIX.

Peter Sloterdijk cuando señala “En el mismo barco” [2], que con la pluralidad no se consigue humillar al hombre tanto como lo que se le puede humillar con el encargo de una reunificación, para sustentar que desde el eje del tiempo, los hombres están sentados sobre una bomba de relojería, nos recuerda con qué facilidad este mecanismo puede explotar tal como ocurrió en 1918. Los pasos para que este estallido se produzca empezaron con la desaparición del Sacro Imperio Romano Germánico, y posteriormente con las ambiciones territoriales de los diferentes actores del drama europeo.

El 2 de marzo de 1835, Francisco I de Austria, el primer Kaiser von Österreich murió en Viena a los 67 años. Su sucesor Francisco José I, fue proclamado Emperador a los 18 años de edad el 2 de diciembre de 1848 [3].

El Imperio Austrohúngaro [4] fue un estado europeo nacido en 1867, tras el Compromiso Austrohúngaro [5] que reconocía al Reino de Hungría como una entidad autónoma dentro del Imperio austríaco, a partir de ese momento. En 1914 tenía una extensión de 676.615 km² y contaba con 52.799.000 habitantes y era considerada como una de las grandes potencias en el marco internacional, ocupando el 6º puesto por su potencia económica.

Francisco José I fue un hombre de mentalidad conservadora, convencido de su derecho divino a gobernar, pero incapaz de enfrentarse adecuadamente a los cambios ideológicos y políticos que se avecinaban. Afecto a considerar a su dinastía [6]  como llamada por el destino a gobernar Europa, su benevolente despotismo paternalista era sencillo como su vida privada. Francisco José estuvo dedicado por entero al cumplimiento de sus deberes como gobernante y al mantenimiento del honor y el bienestar de su pueblo. Sin embargo, la historia se encargaría de demostrar que esto no era suficiente para impedir el derrumbe de su imperio y la oleada de luchas secesionistas, nacionalistas y de otras variadas índoles que confluirían en el gran conflicto continental que devastaría Europa.

La Primera Guerra Mundial surgió, entre otras causas, como consecuencia de la inestabilidad interna del Imperio Austrohúngaro. La constante tirantez entre el poder central y las minorías separatistas (checos, serbios, italianos y rumanos) llevó a un conflicto multinacional en el seno del Imperio, que no podía menos que ser aprovechado por sus enemigos exteriores; en el fondo la anexión de Serbia fue el detonante de este conflicto.

Francisco José murió a mitad de la gran guerra, el 21 de noviembre de 1916. Su muerte y la división de Austria-Hungría representan el fin de una época y el comienzo de la Europa contemporánea.

Si la situación balcánica había sido durante el s.XIX sangrienta y problemática, la disolución del imperio Austrohúngaro exacerbo los problemas, con el añadido de que las nuevas fronteras crearon férreas barreras arancelarias que asfixiaron el comercio y condujeron a la crisis económica y la miseria de los nuevos países.

El Imperio Austrohúngaro no tenía posibilidades de sobrevivir al siglo XX, era un anacronismo acosado y debilitado por nacionalismos extremos, pero era una institución que, cuando menos, representaba un contrapoder (no de facto, pero si en concepto) a Alemania, a Rusia y al Imperio Otomano. El desmembramiento, además de empeorar la situación política de Europa (había que rehacer todo el sistema de poderes y replantearse la diplomacia con los nuevos países) facilitó los nacionalismos despiadados y exacerbados del periodo de entreguerras. Las consecuencias del desmembramiento, en Europa se han sufrido hasta hace apenas una década, con la última guerra de los Balcanes, y estás no han terminado.

Lo que era el Imperio Austrohúngaro se reparte actualmente en trece estados europeos que son en la actualidad las naciones de Austria, Hungría, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina y las regiones de Voivodina en Serbia, Bocas de Kotor en Montenegro, Trentino-Alto Adigio y Trieste en Italia, Transilvania y parte del Banato en Rumanía, Galitzia en Polonia y Transcarpatia en Ucrania.

En 1918, tras la derrota en la Gran Guerra y la desmembración del Imperio, se crea la República de la Austria alemana, siendo modificada por los vencedores de la I Guerra Mundial y convirtiéndose en Austria (las provincias alpinas y germánicas), una república parlamentaria, que tuvo una vida caracterizada por la permanente crisis económica, política y social. Para Austria, la consecuencia más importante de esta disolución fue su disminución a un poder de tercera categoría, hasta el punto de ser absorbida por Alemania en 1938. No recuperó su estatus de gran potencia.

[1]  Hobsbawm, Eric J.: Historia del Siglo XX. Crítica, Barcelona, 2001.
[2]  Sloterdijk, Peter. 1993. En el mismo barco, Madrid, Ediciones ciruela, p. 18, pp. 103
[3]  Francisco José I de Habsburgo-Lorena (en alemán: Franz Josef Karl von Habsburg-Lothringen, en húngaro: Habsburg-Lotaringiai Ferenc József), (1830 - 1916), Emperador de Austria, rey apostólico de Hungría y rey de Bohemia, entre otros títulos,  desde el 2 de diciembre de 1848 hasta su muerte en 1916. Su reinado de 68 años es el tercero más prolongado de la historia europea, después de Luis XIV de Francia y Juan II de Liechtenstein. Su lema personal era Viribus Unitis (Con unión de fuerzas).

Nació en 1830 en Viena, como primogénito del matrimonio entre el archiduque Francisco Carlos -quien a su vez era el segundo hijo del último Sacro Emperador Romano y primer Emperador de Austria, Francisco I- y Sofía de Baviera.

Información sobre la biografía de Francisco José I

Himno nacional Austríaco : Gott erhalte Franz den Kaiser

Die im Reichsrat vertretenen Königreiche und Länder und die Länder der heiligen ungarischen Stephanskrone
El concejo imperial representado en los reinos imperiales y los países de la Corona de San Esteban de Hungría: La monarquía Austro Húngara, La Monarquía Az Osztrák–Magyar, El imperio Austro-Húngaro

Imperio Austrohúngaro

[5]  El Compromiso Austrohúngaro es el acuerdo llevado a cabo en febrero de 1867 entre el emperador de Austria, Francisco José I, y una delegación húngara encabezada por Ferenc Deák por el que se creó la monarquía dual austrohúngara. El compromiso comportaba una serie de reformas constitucionales en el Imperio de los Habsburgo, la principal de las cuales era la equiparación de Hungría a Austria dentro del estado común que a partir de ese momento sería el Imperio austrohúngaro.

[6]  Información sobre la Dinastía Habsburgo: ----link

[7] Cronología ----- Linka

 

Categoria: