Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

Francisco I de Austria y el Sacro Imperio Romano Germánico

Francisco I de Austria y el Sacro Imperio Romano Germánico
El Sacro Imperio Romano Germánico (en alemán: Heiliges Römisches Reich Deutscher Nation «Sacro Imperio Romano Germánico»; o Sacrum Romanum Imperium Nationis Germaniae en latín) fue la unión política de un conglomerado de estados de Europa Central, que se mantuvo desde la Edad Media hasta inicios de la Edad Contemporánea.
Formado el 962 de la parte oriental de las tres en que se repartió el reino franco de Carlomagno el 843 mediante el Tratado de Verdún, el Sacro Imperio fue la entidad predominante de Europa central durante casi un milenio, hasta su disolución en 1806 por Napoleón I.

El Emperador Francisco II (1768–1835), fue el hijo mayor del emperador Leopoldo II y de María Luisa de España. Fue el último emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, tras la disolución de este por parte de Napoleón Bonaparte a consecuencia de la derrota de la Tercera Coalición en la Batalla de Austerlitz, y el primer emperador de Austria con el nombre de Francisco I.

El 6 de agosto de 1806 se disolvió el Sacro Imperio Romano Germánico bajo la reorganizacióFrancisco IIn de Alemania dispuesta por el Emperador francés Napoleón Bonaparte. Sin embargo, como anticipación de la pérdida de su título de Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Francisco II se declaró a sí mismo Emperador hereditario de Austria, el 11 de agosto de 1804, tres meses después de que Napoleón se hubiera declarado a sí mismo Emperador de los franceses, el 18 de mayo de 1804. De este modo se convirtió en Francisco I de Austria, el primer Kaiser von Österreich, gobernante desde 1804 hasta 1835, por lo que después fue nombrado el único Doppelkaiser en la historia [1].

Durante los dos años entre 1804 y 1806, Francisco usó el título y el estilo, por la gracia de Dios elegido emperador romano, siempre augusto, emperador hereditario de Austria y fue llamado Emperador de Alemania y Austria. También fue rey apostólico de Hungríarey de Croacia-Eslavonia, y rey de Bohemia. También se desempeñó como el primer presidente de la Confederación Alemana después de su creación en 1815.

Klaus von MetternichDurante su mandato, su mano derecha fue Klemens von Metternich, conductor del Congreso de Viena, cuya relevante gestión devolvió a la corona austríaca sus territorios que habían sido ocupados. Francisco, que era un convencido reaccionario, contó con la ayuda inestimable de Metternich para conjurar la amenaza del liberalismo.

En 1813, por cuarta y última vez, Austria se enfrento contra Francia y se unió a Gran Bretaña, Rusia, Prusia y Suecia en su guerra contra Napoleón. Austria jugó un papel importante en la derrota final de Francia en reconocimiento de esto, Francisco, representado por Klemens von Metternich [2], presidió el Congreso de Viena, ayudando a formar el Concejo de Europa [3] y la Santa Alianza [4], inaugurando una era de conservadurismo [5] y de reacionarismo [6] en Europa. La Confederación Alemana [7], una asociación informal de estados Centrales Europeos fue creada por el Congreso de Viena en 1815 para organizar los estados sobrevivientes del Sacro Imperio Romano. El Congreso fue un triunfo personal de Francisco, aunque socavando a sus aliados, el zar Alejandro y a Federico Guillermo III de Prusia, firmo la negociación de un tratado secreto con el restaurado rey francés Louis XVIII.

Fue uno de los principales opositores a la Francia napoleónica, pero sus numerosas derrotas le obligaron incluso a entregar en matrimonio a su hija María Luisa a Napoleón, pero tras la derrota de este, gracias a la excelente gestión de Klemens von Metternich en el Congreso de Viena, pudo recuperar todos los territorios perdidos desde la Revolución francesa (excepto Bélgica, que se unió a Holanda) y mantener Venecia.

Agustinenkirche


El 2 de marzode 1835, Francisco murió en Viena a los 67 años. Su funeral, en la capilla deHofburg, tuvo una magnífica presentación, en la que sus súbditos vieneses mostraron  su respeto durante tres días. Francisco fue enterrado en el lugar tradicional de descanso de los monarcas de los Habsburgo, la Cripta Imperial Capuchina de Viena [8] en la Neue Markt.

 

El Sacro Imperio Romano Germánico

[1] Hobsbawm, Eric J.: Historia del Siglo XX. Crítica, Barcelona, 2001.

[2] Klemens von Metternich

[3] El Concejo de Europa

[4] La Santa Alianza

[5] Conservadurismo

[6] Reaccionarismo

[7] La Confederación alemana

[8] La cripta imperial de Viena

 

 
----

Categoria: